ElCiudadano.gob.ec

Noticias

400 mil mujeres se sumarían al IESS en 2015

400 mil mujeres se sumarían al IESS en 2015
noviembre 19
09:37 2014

Quito (Pichincha).- Las nuevas aseguradas deberán cumplir 240 aportaciones y 65 años de edad para obtener la jubilación. Del universo de beneficiarios, el 80% son personas menores de 50 años.

Entre los cinco puntos que contempla el proyecto de reformas al Código de Trabajo anunciado por el presidente Rafael Correa, el último 15 de noviembre en Guayaquil, se destacan la universalización de la seguridad social.

En este eje se busca favorecer el trabajo no remunerado del hogar y se prevé beneficiar a 1’500.000 trabajadoras con su incorporación al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), cuya aportación a la sociedad es del 15% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto significa más de $ 10 mil millones. A manera de comparación, el petróleo aporta el 9% del PIB.

Seguridad social.pdf

 

El presidente Correa dijo que el Estado garantizará el derecho mediante un subsidio de hasta el 90% a la afiliación. Ese beneficio se otorgaría en función de la situación socioeconómica de cada familia (calculada en base al número de personas que trabajan). Los familiares completarían el restante 10%.

Un ejemplo de ello es Judith Barreno, de 58 años, quien vive con su esposo. Él recibe una pensión jubilar de $450. La quiteña considera que esta propuesta le beneficiaría con una jubilación de al menos $76.

En ese sentido, el titular del IESS, Víctor Hugo Villacrés aclaró que el proyecto de reformas busca reconocer la labor que desempeñan las personas que trabajan diariamente en el hogar sin recibir una remuneración a cambio, sin descartar que en ese grupo vulnerable haya también hombres jefes de hogar.

Villacrés explicó que la propuesta determina que las amas de casa estarán aseguradas para uno de los conceptos (beneficios) que ofrece el IESS: jubilación por invalidez, vejez y muerte. “Es una pensión jubilar que garantizará que estas personas no estén en el círculo de la pobreza al momento en que su vida activa vaya disminuyendo”, aseveró.

Aclaró que las amas de casa no tendrán el seguro de cesantía, ni prestaciones como créditos hipotecarios o quirografarios, ni seguro por riesgos de trabajo. Para acceder a esta jubilación, las futuras pensionistas del IESS deberán cumplir 240 imposiciones (20 años de aportaciones) y tener 65 años de edad.

La cobertura de salud se hará efectiva a través del Ministerio de Salud. Del universo de beneficiarios, el 80% son personas menores a los 50 años; sin embargo, Villacrés anunció que durante el debate del proyecto se podrá estudiar la forma de incorporar a las amas de casa con más de 60 años.

El financiamiento será con los aportes de las mismas amas de casa y con un subsidio del Estado, que dependerá del nivel socioeconómico de cada uno de los hogares. Primero se hará un estudio para conocer cuáles son los ingresos de la familia y con ello se hará una clasificación de los niveles para el pago de las jubilaciones (ver gráfico).

“Un ejemplo, si una ama de casa tiene la pensión de su esposo, pero vive en la casa de uno de sus hijos, trabajan él y su cónyuge, solo se tomará en consideración el monto de pensión que recibe el jubilado y se establecerá en qué grupo de amas de casa se ubica. No se tomarán en cuenta los ingresos de todos los que viven en ese hogar”, aclaró.

Además señaló que otra fuente de financiamiento será el excedente de las utilidades que establece el proyecto de reformas al Código de Trabajo.

Durante el I Coloquio Internacional de Políticas y Derechos de las Personas Trabajadoras realizado ayer en Quito, el ministro de Relaciones Laborales, Carlos MarxCarrasco, informó que un total de 16.870 trabajadores reciben más de $8.160 de utilidades, cuyo excedente podría generar entre $60 y $80 millones al año. Aclaró que ese monto corresponde al 0,24% del total de perceptores de utilidades y la mitad de ese porcentaje respecto al total de trabajadores en relación de dependencia.

Según el IESS, una vez que las amas de casa cumplan con los requisitos para su jubilación -240 aportaciones y 65 años de edad- podrán recibir jubilaciones que irían desde los $ 76,5 hasta los $212,5, dependiendo del nivel socioeconómico que se establezca.

Se determinó también que el aporte del Estado para el pago de las jubilaciones dependerá de la categorización e iría del 6% al 10,9% (para beneficiarias del bono), a excepción del nivel más alto.

Víctor Hugo Villacrés aclaró que en el proyecto de ley no se toma en cuenta a los trabajadores autónomos, y que solo está destinado a las amas de casa.

Los trabajadores autónomos, por tener un ingreso económico, pueden acceder a la seguridad social bajo la modalidad de independientes, y tener el acceso a todas las prestaciones que tiene el IESS.

El objetivo de la reforma es beneficiar de manera directa a 1’500.000 ecuatorianas y ecuatorianos, mediante el establecimiento de un subsidio en la cotización. En 2015 se incorporarían más de 400.000 personas.

El Estado contribuye con el 40% de las pensiones en curso de pago para el IESS. Es decir, el Seguro Social pone el 60% y el Estado pone el 40%, lo que significa más de $1.000 millones anuales que el Estado destinaría al pago de las pensiones. El Telégrafo