ElCiudadano.gob.ec

Noticias

Investigador ecuatoriano combate la contaminación plástica con un proyecto innovador

Investigador ecuatoriano combate la contaminación plástica con un proyecto innovador
junio 13
18:30 2018

Quito (Pichincha).- El investigador ecuatoriano y becario de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), Inty Gronneberg, desarrolló una tecnología innovadora para luchar contra la contaminación plástica del mundo, a través de la recolección de microplásticos y plásticos, sin afectar la vida marina.

 Esta iniciativa no requiere una fuente de energía externa, pues opera con dos conjuntos de turbinas que aprovechan la corriente de los ríos o la fuerza de la marea del océano. La turbina delantera mueve el mecanismo que recupera el plástico del filtro, mientras que la turbina en la parte posterior genera electricidad.

 Además, con el fin de mantener la tecnología a bajo costo, se aprovecha la infraestructura marina existente para su implementación, conectando sus dispositivos a barcos, plataformas petroleras o presas en los ríos.  A pesar de que su innovación está a nivel de prototipo ya ha ganado varios premios internacionales, entre ellos: Climate KIC, la principal iniciativa de innovación climática de la Unión Europea y de Innovation RCA, una de las incubadoras más prestigiosas del Reino Unido.

 También se hizo acreedora al Scalable Business Awards (SBA) del Imperial College y de Central Working, que brinda a seis compañías de tecnología prometedoras un valor total de 250,000 libras esterlinas (unos 300.000 dólares) en soporte. Actualmente, Remora Marine está patentando su tecnología y espera comenzar pruebas en reservas marinas como las Islas Galápagos. Aspira convertirse en la empresa líder en tecnología para limpiar los océanos y ríos a nivel mundial.

 Cabe mencionar que el Día Mundial de los Océanos, celebrado el 8 de junio, se centró en la prevención de la contaminación plástica, debido a que alrededor de 8 millones de toneladas de este material entran a los océanos cada año, cifra que, de seguir así, logrará que en el año 2050 haya más plástico que peces. CD/El Ciudadano