ElCiudadano.gob.ec

Noticias

La fiesta del Corpus Christi, una colorida tradición de Cuenca que se remonta a la fundación de la ciudad

La fiesta del Corpus Christi, una colorida tradición de Cuenca que se remonta a la fundación de la ciudad
junio 18
09:30 2017

Cuenca (Azuay).- Desde el 15 de junio en Cuenca se celebra una de las festividades religiosas de mayor antigüedad en la ciudad, el Corpus Christi, conocida también como la Fiesta del Septenario (por su duración de siete días).

Los orígenes de esta tradición se remontan a la fundación de la ciudad, es decir hace 460 años. De acuerdo con María Fernanda Cordero en una publicación sobre el Corpus Christi del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares (CIDAP)  se conoce que esta fiesta fue instaurada por el Cabildo, en forma oficial, el 18 de septiembre de 1557, pasados únicamente cinco meses de su fundación. “De las dos cofradías que se crearon casi simultáneamente en la ciudad, una de éstas, conformada por autoridades y personas de alta jerarquía social, financiaba la fiesta que se convirtió en un acontecimiento religioso y social, durante siete días”, se señala.

Además se explica que en “ese entonces lo rituales en honor al Corpus Christi, se realizaban en la Iglesia Mayor, hoy denominada Catedral Vieja y los festejos populares, con salvas y despliegue de pirotecnia, alrededor de la Plaza Central, hoy Parque “Calderón”.

Es así que desde ese entonces, la riqueza de esta tradición se expresa de múltiples maneras: con eucaristías, procesiones, juegos pirotécnicos;  pero la más representativa es la venta de dulces tradicionales como: cocadas, relámpagos, quesadillas, alfajores, dulces de leche, entre otros.

Son más de 120 puestos de venta  de golosinas de todos los tamaños, colores y sabores ubicados en la calle Sucre y  alrededor del Parque Calderón, en las calles Luis Cordero, Bolívar y Benigno Malo.

Una de las vendedoras es Margarita Zumba, quien aprendió el oficio de su madre. “Mi mamá ya está aquí más de 50 año, hay otra señora que ya tiene más de 80 años y también heredó de su mamá”, dijo. Los precios de la golosinas varían, hay desde $ 0,10 hasta $1,50. Al igual que el año anterior en esta actividad también están presentes  productores de Manabí, como parte del proyecto de hermanamiento entre Cuenca y Bahía de Caráquez. Esto tras el terremoto el 16 de abril de 2016.

La celebración continúa en la noche. En procesión cientos de cuencanos acompañan al santísimo, luego el cielo cuencano se llena de luces, mientras los ciudadanos disfrutan de la quema de castillos y bandas de pueblo. Así, en la capital azuaya se desarrolla una de las celebraciones más coloridas del país que convoca a cientos de turistas tanto nacionales como extranjeros. DVL/El Ciudadano