ElCiudadano.gob.ec

Noticias

Las figuras de mazapán son parte del Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador

Las figuras de mazapán son parte del Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador
mayo 17
20:28 2018

Quito (Pichincha).-El Pleno de la Asamblea reconoció a las artesanas y artesanos del mazapán, así como a la tradición que comporta su elaboración y sus diversas manifestaciones culturales, como parte del Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador. La resolución recomienda al Municipio de Quito fortalecer su política de preservación, mantenimiento y difusión del Patrimonio Cultural de la elaboración del mazapán; y, sugiere al Gobierno Autónomo Descentralizado Parroquial Rural de Calderón adecue el plan de desarrollo a la presente resolución.

También, solicita al Instituto Nacional de Patrimonio Cultural determine el estado de vulnerabilidad de la manifestación del mazapán, a fin de que el Ministerio de Cultura y Patrimonio, en el ámbito de su competencia, requiera al Municipio de Quito la adopción de medidas para la promoción, rescate y salvaguarda de la memoria histórica, social y cultural de la identidad y tradición ancestral de esta artesanía.

Norma Vallejo, representante de Pichincha, proponente de la resolución, expuso ante el Pleno los antecedentes históricos del arte del mazapán, que inicialmente se utilizaba como un regalo para los niños para las fiestas navideñas, luego, se vio la necesidad de prolongar su duración y se convirtió en lo que es hoy, una bellísima pieza decorativa. Recordó que son figuras elaboradas a base de harina de castilla, con goma (pega blanca), colores vivos provenientes de tintes naturales y el ingenio de cada uno de los artesanos para darles sus variadas formas. Esta preparación proviene desde 1938, cuando se creó la primera figura que ha permanecido en el tiempo.

De su lado, Carlos Calderón, representante de la Asociación de Artesanos de Mazapán, al agradecer la decisión de la Asamblea, comentó que se trata de una tradición que se ha mantenido pese a una serie de problemas que presenta la parroquia rural de Calderón, uno de ellos, el que los buses ya no ingresan a esta zona, por los distribuidores de tráfico que se crearon, lo cual ha interferido el normal desarrollo de las actividades comerciales./GFS/El Ciudadano