ElCiudadano.gob.ec

Noticias

Las mentiras de Andrés Páez que quedaron en evidencia

Las mentiras de Andrés Páez que quedaron en evidencia
octubre 27
15:02 2015

Quito (Pichincha).-  Las denuncias de Andrés Páez son tan fuertes como un castillo de naipes.  Las mentiras del legislador por Movimiento CREO siempre tienen el mismo desenlace: quedar al descubierto, evidenciado su propósito de afectar al Gobierno. 

Una de las tantas mentiras del asambleísta de derecha fue afirmar que el contrato que en materia de comunicación firmó el Estado con la empresa publicitaria McSquared tuvo un valor de 1’200.000 dólares por una página web. Lo que no dijo el asambleísta es que el pago incluyó no solo la página web, sino toda una estrategia de comunicación que conllevó: diseño y desarrollo de plataformas virtuales múltiples, SEO (Search Engine Optimization), manejo de redes sociales, monitoreo, mantenimiento, generación y actualización de contenidos, reporte de métricas y análisis, entre otros.

Otro engaño de Páez, esta vez auspiciado por el banquero Guillermo Lasso, fue una  denuncia que hacía referencia a supuestas transferencias bancarias de instituciones financieras de Hong Kong y Panamá a la cuenta de un paraíso fiscal denominado islas Masor para beneficiar a personas allegadas al Gobierno y específicamente al Vicepresidente Jorge Glas.

El legislador no pudo asegurar la autenticidad de sus palabras, solamente señaló que se basó en un pasquín y una investigación en Internet. Pronto Páez quedó al descubierto porque no pudo verificar si esos bancos extranjeros realizaron las transferencias y finalmente si existieron beneficiarios, además, reprobó en geografía, pues las islas Masor no existen en el planeta tierra.

Otra de las mentiras comprobadas fue cuando se creyó vulcanólogo y sostuvo que el Decreto Ejecutivo de Estado de Excepción debido a la emergencia del volcán Cotopaxi, firmado en agosto por el Presidente, fue una medida para evitar las movilizaciones de la oposición.

Este argumento cayó por su propio peso pues los Municipios -incluidos aquellos contrarios al Gobierno, como el de Quito-, prepararon planes de contingencia. El objetivo del Decreto fue proteger a los ciudadanos de informaciones alarmistas, ya que por la seriedad del tema, la información debía salir de fuentes oficiales para evitar la propagación de rumores infundados y hasta pánico generalizado.

Pero la última mentira rebasó los límites, Páez, afirmó -en su cuenta de Twitter- que el Presidente Rafael Correa nunca había usado los helicópteros Dhruv, pero que sí defendió la adquisición de las aeronaves. La realidad es que el Mandatario voló en 310 ocasiones diferentes en dichas aeronaves, lo que significa más de 200 horas de vuelo. Incluso había una aeronave destinada exclusivamente para su movilización. La decisión del Gobierno fue dar por terminado de manera unilateral el contrato con la empresa india Hindustan Aeronautics Limited (HAL) que  fabrica los helicópteros.

Al quedar en evidencia, el legislador ha preferido el silencio. Las acciones de Páez recuerdan a la vieja política ecuatoriana que vivía de la denuncia; probarla no importaba solo era cuestión de enfocar, sobre sí mismo, el reflector de los medios. JV/El Ciudadano 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Francés