ElCiudadano.gob.ec

Noticias

Luminol, huellas dactilares y otras técnicas de Criminalística ayudaron a dar con los sospechosos del asesinato de las jóvenes argentinas

Luminol, huellas dactilares y otras técnicas de Criminalística ayudaron a dar con los sospechosos del asesinato de las jóvenes argentinas
marzo 04
08:45 2016

Quito (Pichincha).- Esta es la historia más triste de contar. Marina Menegazzo y María José Coni eran hijas, hermanas, tías, amigas… Quien las conoció llora su asesinato, sufre con su familia y allegados. Quien no las conoció tratará de entender y conocer la historia de cómo dos jóvenes argentinas salieron de su país a conocer el mundo y no regresaron a casa.

La Policía encontró los cuerpos de María José y Marina en una zona un tanto apartada de Montañita. La investigación del crimen dio con dos sospechosos. Uno de ellos aceptó su culpa. El equipo de Criminalística empleó técnicas científicas para encontrar todas las pruebas que sustente su hipótesis. Fiscalía acusó a los supuestos responsables y el proceso está en marcha.

Desde la última semana de febrero no se sabía nada de ellas. Sus padres y amigos empezaron a través de las redes sociales a buscar información de las chicas. Una campaña se armó pidiendo datos, alguna pista, llamada o mensaje que diera noticias de su paradero.

Mientras todo esto ocurría, a las 23:00 del jueves 25 de febrero, una patrulla policial encontró en los alrededores de Montañita un cuerpo que no se pudo identificar. Fue trasladado a Santa Elena y luego a Guayaquil. Se lo catalogó como N/N, como se conoce a las víctimas que no tienen identificación.

La alerta por la desaparición de las mendocinas hizo que la Policía sospechase que el cuerpo hallado podría ser una de las chicas. Una comprobación preliminar permitió que la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) considerara que había la posibilidad razonable de fuera María José Coni.

Y si ella era María José, entonces tal vez Marina no estaría muy distante del primer hallazgo. Así fue. Encontraron el segundo cuerpo. Las huellas dactilares proporcionadas por el consulado de Argentina permitieron que el equipo de Criminalística de la Policía Nacional comprobara que las víctimas eran sin duda las jóvenes viajeras.

La Dinased comenzó la investigación para dar con los posibles responsables de este delito. La unidad se formó hace casi tres años y hasta el momento han resuelto hasta 300 casos de flagrancia en las primeras 24 horas. Su objetivo es evitar la impunidad, emplear modernas técnicas para llegar a los responsables de los delitos.

Víctor Aráus, director Nacional de la Dinased, explica que gracias a la investigación entre los habitantes de Montañita se llegó al primer sospechoso. “Cuando lo interrogamos, su primera versión fue contradictoria. Solicitamos una orden del fiscal para allanar su casa. Allí encontramos  pruebas como las mochilas, otras pertenencias de las jóvenes, manchas de sangre, entre otras”.

Criminalística es la unidad policial encargada de la parte científica de las investigaciones. Ellos trabajan con ADN, sangre, huellas, químicos para encontrar pistas y evidencias. Ellos realizaron la prueba de luminol, un químico que hace visibles las manchas de sangre, encontrando rastros en la cama de la vivienda, formando el perfil de un cuerpo humano, dice el investigador; además en un palo que habría sido el arma empleada en el delito.

Los pasaportes, gafas de las chicas también estaban en ese sitio. En el pueblo se halló otras pertenencias de las argentinas que el supuesto responsable había vendido en la localidad, como la cámara fotográfica y el celular.  Quienes compraron esos aparatos identificaron a su vendedor. Asimismo, se ubicó al taxista que movilizó a las jóvenes y a los sospechosos.

“Todas las pruebas técnico-científicas realizadas por Criminalística por pedido de la Dinased determinan que en la casa existen importantes indicios que presumiblemente pertenecerían a los cuerpos de las señoritas. A medida que el caso va avanzando, van apareciendo nuevas versiones que ratifican nuestros resultados”, explica Aráus.

El procedimiento policial se respetó en todo momento. Para el director de la Dinased, es incomprensible que se plantee teorías sin sustento. Como decir que los cuerpos encontrados no son de María José y Marina. Científicamente se comprobó que eran ellas. “Nosotros estamos mostrando, con la documentación debida, que nuestro trabajo fue profesional, técnico y científico. Pericialmente hemos cumplido, justamente para evitar que este delito quede en la impunidad. Ese es nuestro objetivo”, concluye Aráus.

Los profesionales ecuatorianos no tienen problema en que vengan peritos argentinos al país a revisar el caso. Están seguros que los resultados mostrarán que la investigación y el proceso realizado fueron adecuados; y que las dudas de las familias serán resueltas.  María José y Marina llegaron a Ecuador a disfrutar de las playas y los bellos paisajes que se leen en folletos, revistas o se ven en videos de la Internet. “Un buen atardecer” fue lo última foto que Marina colocó en su Facebook el 22 de febrero. Alegres y aventureras contemplaban el momento mismo en que el sol se ocultaba.CNF/El Ciudadano


XXBANNERXX-enlaceciudadanoDiscursosappsanimacion

EC-VIDEODELDIA

el-valor

AUDIONOTICIAS

Suscríbase a elciudadano.gob.ec

Reciba al final del la jornada las noticias más importantes del Ecuador y del Gobierno de la Revolución Ciudadana

EL CIUDADANO TV, Domingo 19 de junio de 2016

Especiales

peinf panamapapers planos ponle3 banneryaesta2

ESCUCHA RADIO CIUDADANA

Facebook