ElCiudadano.gob.ec

Noticias

 Últimas Noticias

Ministra de Justicia propone ley de prevención del delito para evitar hacinamiento en cárceles

Ministra de Justicia propone ley de prevención del delito para evitar hacinamiento en cárceles
abril 19
16:31 2018

Quito (Pichincha).- En la Asamblea Nacional, Rosana Alvarado, ministra de Justicia, expuso la política de rehabilitación social que se aplica en el país. Además, se mostró partidaria de dictar una ley de prevención del delito que permitiría disminuir la población carcelaria.

Pese a los avances en materia penitenciaria, todavía existen condiciones de hacinamiento que llegan al 37.6 %. Por esta razón, la funcionaria dijo que una alternativa es la revisión de las sanciones previstas en el Código Orgánico Integral Penal, de manera que determinados delitos tengan medidas sancionatorias que no necesariamente signifiquen la privación de libertad.

“El costo para el Estado ecuatoriano por cada interno está entre 400 a 500 dólares mensuales; hay detenidos por un perjuicio que no supera los 2.000 dólares, sentenciados a seis años”, agregó Alvarado ante la Comisión de Justicia y Estructura del Estado.

Según la Legislatura, al momento, existen más de 37 mil personas privadas de libertad en los centros de rehabilitación social del país, con apenas mil quinientos agentes penitenciarios para garantizar su atención y resguardo.

La mayor cantidad de detenidos corresponden a delitos relacionados con sustancias ilícitas (28 %), por robo (23 %) y delitos contra la vida (15 %).

De otro lado, la ministra Alvarado informó que se avanza en el proceso de repatriación de personas privadas de libertad de nacionalidad colombiana (hay un total de 2.033). Sin embargo, se trata de una decisión voluntaria que la deben tomar los propios beneficiarios de esta medida.

Entre tanto, Marcela Aguiñaga, presidenta de la comisión, propuso que los miembros de la mesa efectúen un recorrido por algunos de los centros de rehabilitación con el objetivo de conocer y analizar la realidad que se vive en los centros penitenciarios. JV/El Ciudadano